EL MUERTO AL HOYO Y EL VIVO AL CHOLLO.

18 de Marzo de 2011

Hace poco fui a un entierro. La misa, como todas, si no fuera por estas costumbres de muchos pueblos que aún están latentes de dar “la cabezada” cuando termina. Como si la familia tuviera poco dolor para encima ponerse en fila y soportar uno por uno el pésame de quién sabe cuántas personas. Después, también como costumbre, ir detrás del coche fúnebre hasta el cementerio y en este caso un buen tramo. Parecíamos la Santa Compaña. A la entrada del mismo la cabezada de nuevo. Cuando el féretro se adentra en el nicho: llantos, gritos de dolor, desmayos y un panorama tan desolador que se me puso un nudo en la garganta hasta el punto de dejar caer alguna lágrima que otra sin  haber visto en mi vida a la difunta. Y después nuevamente pésames y cuantolosientos. Pero ahí no termina todo porque al llegar a la casa hay jornada (no en todas) de puertas abiertas, y siguen los vecinos con sus ayayayays y sus lamentos recordando lo buena persona que era. No sé si lo era o no porque no la conocí, conozco a su hija. De todas formas parece que todos somos buenos cuando morimos. Qué bonito. He pensado convertirme en una hija de puta porque cuando arrugue el labio dirán que era una persona maravillosísima de la muerte.

Después llegan las peleas por la herencia. Si hay mucho igual que si hay poco, siempre hay discusiones. Y en el caso de que haya más mucho que poco, arde Troya. A mucha gente se le quita de golpe el sufrimiento por la pérdida del ser querido y van a muerte a por “lo suyo”. Yo como no tengo ni un chavo ni descendencia me voy a perder desde el más allá las batallas a hierro de los hijos que no tengo por los bienes que tampoco tengo. ¡Cachis…! Con lo que me hubiera gustado disfrutar de la película desde una nube, con una cervecita en la mano y unas aceitunas en la otra. ¡Jo, qué putada…!

 

Published in: on 18 marzo 2011 at 18:55  Comments (1)  

LO SIENTO…

01 de Marzo de 2011

Aunque llegue tarde…

Published in: on 1 marzo 2011 at 0:30  Dejar un comentario