TE ECHO DE MENOS

05 de Diciembre de 2012

Siempre vivirás en mí.

533491_511541702202838_808504600_n

Anuncios
Published in: on 5 diciembre 2012 at 23:22  Dejar un comentario  

POR TÍ, AMIGA

08 de Noviembre de 2012

Es triste que nunca te haya dedicado un post a tí, que nuestra amistad ya ha cumplido las bodas de plata. Te tengo tan arraigada en mi vida y doy tanto por hecho que siempre estarás, que nunca te he mencionado aquí en mi escondite. Pero más triste es que lo haga ahora, cuando deberías estar en el primer post después de la presentación solo por ser tú. Y me arrepiento en vano por no haberlo hecho porque ya no puedo echar el tiempo atrás.

Te ha faltado tiempo para llamarme en cuanto te han dado el resultado de la prueba y te han dicho lo que tienes. Y te he mentido, te he dicho que lo que tengo esta vez en el ovario pueden ser quistes de chocolate como siempre. Te he mentido como una perra pero la estrategia surtió efecto al instante. Fue un revulsivo y te faltó tiempo para darme ánimo y decirme: “Pues nada, tía. ¡A luchar juntas con dos cojones, como siempre!”.  Y eso es justo lo que quería oir. Solo por apoyarme en esta mentira que desconoces, sé que vas a echarle un par de cojones bien gordos a la vida. Y cuando te falten te presto los míos. Siempre lo has hecho, pero esta vez tienes miedo. Yo también lo tengo por tí.

Soy una amiga de mierda por contarte una mentira tan gorda en un momento como este, pero tanto te conozco que sabía que solo algo de tal calibre te haría levantar el coraje. Y lo he conseguido, sin embargo no hago mas que excusarme de lo mal que me siento. No sé por qué hago las cosas tan mal. Ni sé por qué tengo la mente tan desordenada de un tiempo aquí, ni por qué hago esta cosas. Pienso que no he encajado bien la noticia y he salido por peteneras. Quiero ayudarte tanto que pienso con el culo y hago las cosas fatal. Pero no me voy a venir abajo. Por tí, porque lo mereces todo. Por ser quien y cómo eres. Porque eres grande y porque nunca te voy a soltar la mano. Cuenta conmigo, amiga.

Published in: on 8 noviembre 2012 at 11:23  Comments (1)  

¡¡FELICIDADES JAMES!!

No me olvido de tu cumpleaños aunque tampoco lo veas. Espero que pases un feliz día 🙂

Published in: on 27 julio 2011 at 13:59  Dejar un comentario  

¡¡ENHORABUENA PAPIS!!

27 de Julio de 2011

Aunque nunca sabráis de ésta felicitación, os deseo de todo corazón que disfrutéis de esta enanita que tanto habéis estado buscando y al fin ha llegado a vuestas vidas.

¡¡Enhorabuena, Enrique y Mª Carmen!!

Published in: on 27 julio 2011 at 13:56  Dejar un comentario  

SOLEÁ: FINAL FELIZ

4 de Mayo de 2011

El sábado hice un viaje fugaz a La Coruña para llevar una perrita a una familia que la estaba esperando con los brazos abiertos. Sienna, que está ahora allí, había quedado para ir y aprovechar para vernos desde mi llegada hasta coger el vuelo de vuelta a Sevilla, pero llamó estando en el embarque para decirme que no podía. venir Como más menos me lo olía me había llevado un libro de autodefinidos y un cuaderno para escribir para hacer tiempo en esas cinco horas que me quedaban colgadas. Eso de salir del aeropuerto e irme a ver la ciudad…como que no. Cuando me trajo la cigüeña al mundo se perdió por el camino el sentido de la orientación y aterricé desnortada, así que ni se me pasó por la cabeza la idea de salir de allí. Lo importante era llevar a la Soleá a su destino y me encantó la idea de formar parte de ese final feliz que tantos peques no tienen, por lo que esas cinco horas me importaban un pito.

A la llegada al aeropuerto de La Coruña estaban todos esperando: Hugo la mujer, los tres niños y una sobrina. Solo con ver sus caras cuando vieron a la perrita sabía que iba a estar en muy buenas manos. Soleá estaba a su aire, como si hubiera estado siempre con ellos. Quien dice siempre, dice el mes y medio que tiene la enana. Preciosa.

Fueron tan amables que para que no me quedase esperando esas cinco horas me invitaron a ir con ellos a casa de su hermano en Arteixo, donde iban a comer. Me daba mucha vergüenza porque no les conocía de nada y no me esperaba un gesto como ese. Entonces pensé: “Pero…¿Qué coño?” Y acepté la invitación. Fuimos a su casa y allí estuvimos todos comiendo, hablando y riendo. Después fuimos a dos bares y estuve probando varios licores. Me hicieron sentir como una más de la familia y estaba tan agusto que casi pierdo el vuelo de vuelta. Aunque parezca mentira por conocernos tan solo de ese día, fué lo más parecido a volver a pasar un día con mi familia. No tengo palabras para agradecerles a todos el acogimiento y la forma en que me trataron. Son esa clase de ocasiones que escasean en la vida y que se mantienen en la retina por mucho tiempo como algo grande. Tan grande como todos ellos. Os esperamos en Sevilla.

MUCHAS GRACIAS POR TODO

Published in: on 4 mayo 2011 at 10:25  Comments (2)  

MIS GATIS TE DICEN

15 de Mayo de 2010


     
                                                                                 

Published in: on 15 mayo 2010 at 21:54  Dejar un comentario  

EL AMOR FERPECTO

7 de Abril de 2009

Hurgando entre mis cosas me he encontrado una tarjeta de visita de un restaurante de las ruinas de Itálica, en Santiponce. Me encanta ese sitio: se come de coña, la atención es buena y el restaurante muy acogedor. No es barato, pero si no se piden entrantes ni postre no te sacan los ojos, como en todos. Es ahí donde te la clavan.

El último día que recuerdo haber ido fué cuando fuimos con I. Como no íbamos los dos solos como de costumbre pedimos las gambitas de los cojones, que las temo porque me encantan y no soy capaz de negarme a la tentación, y mientras me las estoy metiendo entre pecho y espalda no dejo de pensar en cuando venga el camarero con la dolorosa. Además después la carne se la come Rita la Pollera porque me he puesto de gambas hasta las patas. Suelo ser prudente comiendo aunque nadie me vea, pero también estoy harta de eso, y si coincide que es uno de esos días en que me he levantado con las canas cruzadas, entonces me paso las formas por el forro. Y no es que me comporte de mala manera, pero sí con más soltura y descaro que de costumbre.

Recuerdo aquel día como si fuera hoy. Después de devorar las gambas y mientras llega la carne, el riojita empieza a hacer efecto y J. se va a orinar. Hasta en eso soy diferente. La gente orina, yo meo. Si en casa me estoy meando, en la calle también. Yo nunca orino, me meo en todas partes.

Mientras J. le va a cambiar el agua al canario, I. me dice que se lo nota muy enamorado.

-Cómo se nota que te quiere…-dice con cara de melocotón en almíbar- No para de decirte halagos.

-No sé qué decirte…

– ¿¿Y eso?? ¡Si para él eres perfecta!

-Por eso precisamente. Porque soy ferpecta, no perfecta. Si estuviera tan enamorado como parece vería tanto los defectos como las virtudes, y si solo ve éstas últimas, es que ni siquiera me conoce.

– No seas así…lo que pasa es que el amor es ciego, ya lo sabes, y no le importa que tengas defectos porque prefiere fijarse en tus virtudes, que tienes muchas.

Para hacerle rabiar me viene a la mente una frase.

-Bienaventurados los pelotas, porque de rebote irán al cielo.

-No empieces….

-(Termino) Aaaaaaaméeeeeennnn (Me parto de risa)

Se me empieza a subir la sangre de la mala baba y siento cómo se me empiezan a calentar las orejas. I. es buena gente, una feliciana de la vida, pero a veces entiendo por qué no tiene pareja. Ella busca a su media naranja y lo único que va a encontrar es a su medio limón, porque a veces tiene esa mala leche rancia que no soporto y sabe cómo sacarme de quicio. También me juzga por no ser la Madre Teresa de Calcuta con el hombre perfecto.

-I. yo también estoy enamorada de él, y me apuesto (como los niños chicos) a que más que él de mi. Pero soy incapaz de no ver sus defectos. Por eso discuto con él y le riño tanto cuando mancha PERFECTAMENTE la toalla de pasta de dientes, cuando deja PERFECTAMENTE los zapatos, calcetines, la bata y demás familia de prendas de vestir tiradas en cualquier parte, cuando me mete prisa enfadado porque llegamos tarde a alguna parte y al final me toca PERFECTAMENTE esperarle a él. Estoy enamorada, pero el amor No es ciego.

-¡Joder hija! Qué carácter…

I. ha dictado sentencia con esa frase. Y es que no puedo decir las cosas como las pienso y siento porque me paso la vida entre “jueces y juzgados”.

Por lo que tarda J. se debía estar meando desde que era pequeño. Pero hablando del rey de Roma…

-¿Qué…? ¿Estás a gustito?-Me dice acariciándome el hombro mientras se sienta.

-Sí vida, te estaba despellejando vivo  (Sabe que si le pongo a parir se lo cuento de inmediato. Para eso también soy gilipollas).

J. se ríe porque nunca piensa que lo hago a mala leche, y piensa bien, pero también sabe que si lo hago es porque manifiesto algún malestar que no acaba de quedarle claro. Porque no quiere, o porque como él no le da importancia a algún asunto, yo debería hacer lo mismo. Otra sentencia y más de lo mismo.

A I. le gusta J. y me lo dice con la confianza con que las amigas se dicen las cosas. Yo le agradezco la sinceridad y me quedo tan ancha, porque sé que ni él es del estilo de ella, ni ella el de él. No me imagino a I. con un tío que quiera hacer un ápice más allá de la postura del misionero. Ni a J. conviviendo con una tía con la que cada vez que termine de echar un kiki, le tenga que dar gracias a dios por “los favores recibidos”. Sé que con ella puedo estar tranquila, porque mientras ella orina, yo meo.

Published in: on 7 abril 2009 at 23:22  Comments (4)  

MI CARMENCITA QUERIDA

5 de Abril de 2009

Después de tanta espera, hoy he recibido un correo de mi Carmencita del alma. Carmen es una antigua ex-compañera de trabajo de lo que  entonces era “El hostal La Collada” y que hoy se ha convertido en un balneario. En el tiempo en que trabajamos juntas hubo de todo, como en botica: risas y llantos. Las condiciones y el sueldo de mierda que teníamos hacían que hubiera más lamentos que otra cosa, pero sabíamos hacer de nuestra capa un sayo para que las jornadas de trabajo no fueran tan jodidas. Y aunque en todos los trabajos todos los días son diferentes, el día a día de un hotel es incomparable al resto. Parece el rodaje de una peli donde hay de todo: amores, desamores, chivatos, pelotas, rastreros, frikies, buena gente, mala gente, mentiras, celos, envidias, flojos, trabajadores, gente que no te traga, gente que te adora, jefes cabrones, buenos jefes, mangantes, liantes, risas, llantos, patadas, empujones, tirones de pelo, insultos y una lista interminable de ingredientes que hacen de cada día una aventura.

Ella era jefa de comedor, yo gobernanta y cada una a lo suyo. Pero para eso están las zonas de personal, para hacer encuentros furtivos cuando nos teníamos que decir algo “urgente” y para juntarnos y chafardear en los momentos de descanso. Sobre todo para vestirle de bonito a nuestro jefe al que todos llamaban”Señor Massip”. Todos menos yo, que para joderle le llamaba “jefe” a secas. Para mí ningún superior merece el tratamiento de señor solo porque  me de una cantidad de dinero a cambio de realizar una tarea para su empresa. Es un intercambio: yo trabajo, tú pagas. Y punto. Tampoco puede ser un señor aquel que me intenta putear constantemente sólo porque protesto cuando tengo que protestar, asi que las peloteras eran constantes y algunas sonoras, pero nunca llegó la sangre al río. Y como a mí no me llamaba señora, yo hacía lo mismo con él. En algunas ocasiones nos puteábamos los dos a la chita callando, y cuando sólo teníamos un día libre por semana, para joder (habiendo dejado planificado el trabajo que se haría en mi ausencia y en complicidad con mis compañeras), me cogía dos días enteros y seguidos en plena Navidad. “Pa cojones, los míos”. A mi vuelta, él habría repartido la cesta de Navidad que le tocó entre todos los compañeros, y al cocinero y a mi no nos dio nada porque éramos los que hacíamos ruido en la empresa y los que le tocábamos los huevos. Asi que de puta a puta, taconazo.

Carmen y yo hicimos buenas migas, aunque aún recuerdo un altercado que tuvimos con los trapos de cocina al poco de llegar ella y cuando todavía no éramos amigas, sino tan solo compañeras. Los trapos, por llamarlos de alguna manera, en realidad eran restos y tenían más años que la tos. Cuando yo llegué a trabajar alli tenáin más mierda que el sobaco de una gitana. Por mucho que intenté no logré quitarles ni la mitad de la mierda ni de la grasa, y como el “Señor Massip” no quería comprar nuevos, eso era lo que había. Un día que Carmen se levantó con mal pie, y casi a la hora de terminar la jornada se puso como una loca hablando de la mierda que tenían y de que eso era indencente. Porque yo no podía hacer milagros, porque me dio una patada en el orgullo y porque eso no era de su competencia, tuvimos una pequeña bronca. Solo recuerdo esa con ella, después nos supimos llevar y algunas veces cuando coincidíamos en el único día que teníamos libre, quedábamos para irnos a Andorra de marujeo o a donde fuera para pasar una tarde o una mañana juntas.

Dos años alli cundieron tanto que no terminaría nunca de contar y hay muchas cosas de ese tiempo que prefiero olvidar. Pero lo que sí quiero es quedarme con las cosas buenas de aquel tiempo, como haber conocido a la que en su día fue mi compañera en ese Hotel, y que con el tiempo se convirtió en mi Carmencita del alma.

Published in: on 6 abril 2009 at 18:57  Dejar un comentario  

MONJA VS PENDÓN

1 de Abril de 2009

Hemos quedado con I. para comer. Es una amiga muy ambigua: coñazo y divertida a la vez. Me gusta la gente divertida porque yo no lo soy. Solo cuando estoy pedo, que es entonces cuando saco todo lo que me reprimo estando sobria. La única pega que tiene I. es que me da la murga de vez en cuando con sus rollos eclesiásticos. Cuando me habla del tema me invento un cuento pornográfico sobre una orgía que se montaron en el portal de Belén y se lo voy narrando a medida que las carcajadas me lo permiten. Sabe que no comulgo con ruedas de molino. No creo en nada, apenas en mi misma y según la época. A I. “El Paquito Chocolatero” le parece un baile porno, creo que todavía es virgen a sus 45 años, aunque se le van los ojos detrás de los tíos y de los culos. De los culos prietos. Debe pasar más hambre que una casada insatisfecha pero a lo bestia, porque éstas al menos mojan: o con el marido de uvas a peras, o con quien se le ponga por delante. Ella me dice con cariño que si no fuera mi amiga le tiraría los tejos a J. Y yo le digo con el mismo cariño que si no fuera tan devota sería un putón verbenero. Cuando me sale la niña del exorcista que llevo dentro le doy una buena dosis de su propia medicina, para que vea lo que jode tener que soportar las murgas de una amiga obcecada con un tema concreto. Y aunque el mío no sea el sexo lo utilizo constantemente para me deje tranquila con su adorado Dios.

-No sé si se te está poniendo cara de clarisa o de ficha de parchís.

-Pero ¿qué dices…?

-Da igual, las dos se corren con el dedo.

-¡Eres tremenda! ¿¿No puedes ser menos obscena??

-No. Nací en pelotas. Era una señal del señor indicándome el camino.

I. dice que todos tenemos un dios. Mi dios era mi trabajo y ya no lo tengo.

La tía no se rinde.

-Por mucho que quieras hacerte la dura acabarás teniendo fe. Dios es omnipotente.

– Bonita…la única dura y omnipotente en la que tengo fe, es en una buena porra. Donde esté un buen bazoka que se quite cualquier crucifijo.

J. dice que me paso con ella. Yo siempre soy la que me paso, la que hace las cosas peor que nadie y la que tiene que contenerse. Los demás pueden darme la brasa cuanto quieran y yo tengo que aguantar sus rollazos estóicamente. Pueden equivocarse y hacer una cagada abismal que siempre serán excusados. Y pueden ser ellos mismos mientras yo tengo que meterme la lengua en el culo y no ser lo que soy. ¡A tomar por culo! De eso nada. Hablaré de lo que me salga de la pipa y como quiera. Me equivocaré cuantas veces sean necesarias y seré lo que soy por encima de todo y de todos. Y si no, cada uno en su casa y “dios” en la de todos. Amiga, hoy estoy un poco cabroncilla, como empieces con tus rollos te voy a sacar los colores. A tí y hasta al camarero. Te voy a cambiar los “hábitos” por medias de rejilla y tacón alto. (Amén)

Published in: on 1 abril 2009 at 14:10  Dejar un comentario  

CON “V” DE VUELTA.

29 de Marzo de 2009

Me cago en el puto frío, estoy harta. He pasado tanto frío en mi vida que ya no lo aguanto. Recuerdo cuando éramos niños mi hermano y yo, que al llegar la noche, mi madre tenía que encender la plancha y pasarla por las sábanas de la cama para quitarles la humedad justo un momento antes de acostarnos. Sin eso era imposible acostarse en esa puta cama-nevera. La habitación era una nevera, la cocina otra y el baño también. La casa entera lo era y lo sigue siendo, con un porcentaje de humedad de más del 70 por ciento. Me daba miedo meterme en esa cama tan fría, era traumático saber que tenía que hacerlo todas las noches y que no tenía más remedio. Pero también recuerdo que me encantaba estar en la cama una vez había entrado en calor. Después del mal rato era mi hora preferida porque llegaba el momento de ponerme a leer. No podía dormir sin leer. A veces eran los típicos tebeos de OLÉ: El botones Sacarino, Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape, La trece Rúe del Percebe, Rompetechos, etc. Otras veces Las aventuras de los cinco y otras un cuento cualquiera de los tantos que tenía. Recuerdo que me gustaba mucho Ali-Babá y los 40 ladrones, pero me gustaban todos en general porque me apasionaba la lectura. Cuánto me gustaba leer, lo recuerdo como algo casi enfermizo, porque si no lo hacía tenía que volver a encender la luz y leer algo por cojones para poderme dormir. Qué asco más rico. Lo que daría por volver a tener esa obsesión.

Hemos llegado de la clínica hace un rato. Antonio, el padre de mi amiga S.está en la UCI. El corazón le está dando problemas y lleva tres arrechuchos desde el 2 de enero. Hemos pasado un momento angustioso porque parecía haberle pasado algo, al final ha sido una subida de tensión y ya está todo controlado y él tranquilito. Cuando ha pasado el susto, S. me ha dejado un libro. Como lo ha terminado por las miles de horas que lleva alli me ha dicho que lo lea. Se llama “Los caracoles no saben que son caracoles”. El título es ridículo. Alli mismo me he puesto a leer unas cuantas páginas en un momento de silencio absoluto que ha habido en la sala de espera y me ha gustado mucho el principio. En las primeras páginas ya me he sentido identificada, cuando en un pasaje la protagonista habla de lo torpe que se siente en los entierros sin saber qué decir, y de la frase tan kafkiana que le dice a su tía en el entierro de su tío.

Tengo que volver a tener como sea esas ganas de leer , esa pasión, esa obsesión. Tengo empezados “El diario de Ana frank” y “Las memorias de Adriano”. Este último es plomizo. Creo que la autora tardó 20 años en escribirlo y es el único que tiene. No me extraña. Tiene un vocabulario tan rebuscado que tengo que ir a cada rato al Google a la página de la RAE en busca de palabras desconocidas por mi. Se me hincharon los huevos y lo tengo aparcado. El de Ana lo leía en la cama, que es donde me sigue gustando leer porque nada me molesta ni tengo interrupciones, pero era una época en que me dormía enseguida, apenas me daba tiempo a leer tres o cuatro hojas y me quedaba frita. Se me hacía un libro interminable por ese motivo a pesar de lo corto que es, y también lo aparqué hasta ver si volvía un tiempo de esos en que el sueño no me vencía tan rápido. Pero empezar uno y dejarlo mucho tiempo es una mierda, luego no recuerdas de qué iba y te suena a chino. Entonces es mejor empezarlo de nuevo y me  jode haber perdido el tiempo. O no lo hago por coraje, o sigo donde lo dejé: le cojo el hilo sobre la marcha, o si no me acuerdo me jodo y me aguanto. Este voy a leerlo del tirón, me lo he propuesto. Tengo que ser perseverante y terminarlo por cojones. Yo soy de las que devuelve los libros (porque haberlos habemos) y eso me ayuda a no dormirme en los laureles y a leerlo no a toda prisa, pero sí a hacerlo de una manera constante. Me doy una semana para devolverte el libro, si no lo termino en ese tiempo me invento el final a mi antojo.

Antonio, ponte bueno, que ya mismo vamos a estar comiéndonos unas gambitas de Huelva, ricas, ricas. Te he dejado el colgante de la amatxu para que te lo pongas cuando salgas de la UCI, con la condición de que me lo devuelvas cuando salgas de la clínica. Asi me aseguro que nos volveremos a ver.

Published in: on 29 marzo 2009 at 23:54  Dejar un comentario  

GUERRA Y PAZ

28 de Marzo de 2009

Mi amigo JK ha vuelto a vuelto  escribirme. Vamos a ver si es posible que nuestras conversaciones por carta duren más de una semana o dos. Nos conocimos por internet y no nos hemos visto nunca. Al principio discutíamos mucho. Él insiste hoy en día en que no se enfadaba, pero sí lo hacía, devolvía mis ataques con la misma intensidad que yo los suyos. Otra cosa es que no lo recuerde pero los dos disparábamos con posta, aunque yo era más basta y buscaba las palabras que le pudieran joder más. Cada vez que hablábamos la cosa empezaba muy bien pero la conversación terminaba como el rosario de la aurora, un encontronazo de cojones. Supongo que no entendía su forma de expresarse ni él la mía y nunca llegábamos a buen puerto. Resumiendo: un caos. Esto me pasa con mucha gente, a veces se arreglan las cosas y otras no.

El tiempo ha pasado y los dos hemos cambiado. No sé si para bien o para mal. Parece que ahora nos entendemos más y mejor. Es una persona con la que me gusta conversar pero desde aquel comienzo siempre he tendido a andar con pies de plomo. Pero eso se acabó, si no soy yo misma nada merece la pena. Ahora digo las cosas (que quiero decir) como me apetece, sin tiento pero sin dispararlas, solo dejándolas salir a su tiempo. Y no me preocupo de lo que sale a destiempo, sino que asumo las consecuencias como mejor sepa.

JK es pintor, pero el jodío nunca me deja ver una de su obras. Me hago una idea de cuadros con una mezcla de impresionismo y realismo, como esas pinturas que no a todo el mundo les gusta, de las que chocan al verlas y su vez se sacan conclusiones. Como cuando aparecen en las noticias a la hora de la comida esos angelitos muriéndose de hambre y llenitos de moscas. Nadie quiere ver eso, pero muchos miran de reojo y algo se remueve en su interior. Claro que todo esto son pajas mentales que me hago deduciendo de su carácter sus pinturas, pero cualquier parecido con la realidad será pura coincidencia. El que no sabe es como el que no ve, y como no sé, imagino lo que quiero.

Amigo JK, espero que ésta vez podamos conversar más tiempo sin tirarnos los platos a la cabeza. A propósito…he guardado la vajilla de porcelana y he comprado platos, vasos y una cubertería de plástico, por si nos da por recordar viejos tiempos.

PD. También he suplantado las macetas por otras del mismo material que la vajilla.

Published in: on 29 marzo 2009 at 18:30  Dejar un comentario  

BEBÉ EXPRESS

24 de Marzo de 2009

A veces pasan cosas que hacen que una se eche las manos a la cabeza. Esta vez por increíble pero cierto. Mi ex-marido me mandó un sms con la foto de una ecografía e inmediatamente le llamé al móvil para felicitarles. Cuando me contó, nerviosito perdido, que se acababan de enterar de que iban a  ser papás y de que su novia está embarazada nada menos que de siete meses. Había pasado siete meses de embarazo sin darse cuenta. Me pregunto cómo coño es posible que a estas alturas de la vida puedan tener algunos ginecólogos estos fallos tan grandes, pues hacía dos meses (cuando estaba de cinco) que se hizo una eco vaginal y no le vieron el bebé. También me pregunto cómo es posible que una mujer no se dé cuenta de lo que lleva en las entrañas.

Le han hecho pruebas a toda prisa y el bebé está buenas condiciones: será niña. Mi ex y yo intentamos por mucho tiempo tener uno pero no fué posible. La que suscribe tiene los ovarios como los ojos: uno mirando hacia la Meca y el otro a donde le sale de los huevos, asi que decidimos comprarnos un muñeco de madera para quitarme las ansias de ser madre, más que nada. Más que “puro”, puto instinto diría yo, siempre jodiendo la marrana y asaltando cuando menos lo espero. Cuando J. mi ex (al que llamaré K. como le he llamado siempre y para diferenciar la inicial de la de mi pareja actual) me contó la noticia, tuve un cruce de sentimientos buenos y malos, o mejor y peores, da igual como los llame. Lo primero que sentí fué una alegría inmensa, de saber que por fin se cumplió su sueño: tener un hijo y encima niña. Y después me entró una moña tremenda y rabia a la vez porque yo no lo he conseguido. Aqui no hay cabida para la envidia, pero sí para la rabia. Y empecé a pensar,  a divagar y a centrifugar las neuronas con una ensalada de preguntas, no sin toneladas de coraje y tristeza, pero siempre primando la mala hostia por el derecho al pataleo, que es lo que me queda.

– Vamos a ver…¿¿Por qué cojones yo no puedo tener un puto niño?? ¿¿Por qué me tengo que conformar con tener gatos?? ¿¿Por qué mierda no me salió bien la inseminación?? ¿¿Podré ser madre alguna vez?? Pero claro…si alguna vez fuera posible, cuando lo lleve al cole, le dirán los amiguitos:

– ¿¿Tu agüela te trae al cole??

– (Tus muertos, so cabrón) No, es mi marre.

O le diría el profe:

– Dile a tu abuela que quiero hablar con ella.

Vamos…”pa” liarme a guantazos. Y J. ¿Con cuántos años sería padre? Joder…íbamos a salir en las noticias con el titular “DOS ABUELOS HAN SIDO PADRES”. Joder qué pereza, además de los achaques típicos de la edad, tener que bregar con un niño, con la guerra que dan…pero también alegrías, a lo mejor se nos quitaban los “males”.

Siempre pienso que el tema está superado, pero me doy cuenta que no es así cuando alguien me dice que va a tener un calvito porque el sentimiento vuelve a salir a flote.

V. ha tenido relativamente “suerte” si se puede decir asi. Las mujeres tienen que esperar nueve meses de embarazo (si todo va bien) desde que se enteran, ella tiene que esperar dos. Quién pudiera tener un embarazo tan corto. A eso le llamo yo “un bebé express”.

  

Published in: on 28 marzo 2009 at 0:09  Dejar un comentario  

SANTO VARÓN

13 de Marzo de 2009

Hoy, ¡POR FIIINNN!!  he conseguido hablar con R. Es un amigo que conocí por internet hace unos nueve años, ya ni me acuerdo. En todo este tiempo hemos hablado mucho por el mesenger y también por teléfono, pero ésto último menos. Me ha mandando alguna vez a tomar por el culo. Nos conocimos pasando yo un mal momento y estaba en un plan que no había dios que me aguantara. El pobre tuvo más paciencia que un santo, no sé cómo tuvo cojones de soportarme, pues fué una de las peores épocas que he pasado en la vida y arremetía contra todo el que se me acercaba. Vamos…una mierda “pa mi”. Cuando vine a vivir aqui me acordé de él e hicimos varios intentos de quedar, pero no había manera por una cosa u otra, hasta que al final, por fin un día nos conocimos en persona después de que llevara aqui al menos tres años. J. también vino y pasamos una tarde estupenda. R. es un tío de puta madre. Estamos intentando volver a quedar los tres desde hace un siglo pero siempre hay algún “pero”, y es que el jodío por culo siempre está más liado que la pata de un romano: cuando no es una cosa es otra. Hoy le he visto de nuevo en el messen y por fin hemos quedado para el viernes. Esta vez no se me escapa ni aunque tenga que ir a buscarlo, eso sí, como anule la quedada le arranco la cabellera. Pero bueno, a veces hay cosas o imprevistos y no se puede hacer nada por evitarlos. J. me pregunta por él y dice que a ver cuándo quedamos también. Lo pasó bien y le cayó estupendamente. Pero R. parece un ministro, hay que echar una instancia para verle como le digo siempre.

Es un momento jodidillo para él, no está fino. No sé en concreto lo que tiene y aunque me gustaría saberlo para poder echarle un cable, no quiero meterme en su vida y prefiero ser prudente. Si él no escupe no le voy a presionar, pues cuando quiera contarme lo hará, y si no lo hace prefiero respetar sus silencios. Aunque hoy le he dado un poquillo de caña insisiténdole en quedar hoy mismo en vez de la semana que viene.

-Vegaaaaaaaa, quedamos hoy para ir a la bolera. ¿Siiiiii? ¿Siiiii? Vengaaaaa andaaaa siiiiiii porfaaaa hoyyy (ñañañañañaña, el caso es dar por culo, que no se diga) Hoyyyy siiiiii hoyyyy.- Coño, a veces hacer enfadar a alguien es un buen revulsivo, lo peor que me puede pasar es que me mande a tomar por culo (otra vez) y me llame pesada. Tenía que intentarlo pero ha sido en vano, aún está resacoso de ayer. Hubiera estado bien, en plan tranquilitos los tres jugando a los bolos, que por cierto, soy más mala que pegarle a un padre con un calcetín sudado. Cuando nací se me olvidó la puntería en la placenta y me fué imposible recuperarla. Me escupieron al mundo sin piedad y las virtudes se quedaron en el vientre materno. Cagontó, no hay dios que juegue peor que yo, es imposible, pero me gustan los retos y como me descojono de mí misma (aunque no me gusta perder) me la trae al pairo. Haga lo que haga siempre pierdo pero me divierto tanto que no me harto ni en un verde. Me encanta apuntar hacia la izquierda para que la bola vaya hacia la derecha. A veces con un par de cubatas parece que afino más la puntería. Será cuestión pues, de jugar con un un pedal del quince, todo se andará. Pues querido R. la semana que viene si todo se cumple y estamos los tres de acuerdo en el plan ¡átate los machos! porque pienso tomarme dos copas antes de empezar y te voy a dejar con el culo al aire, porque a J. no hay dios que le gane. Con esa flema de los cojones que tiene, piano piano va tirando suavecito y siempre gana el jodío. ¡qué envidia! de sana nada, no creo en la envidia sana. Amigo R. vé practicando con las botellas que tengas en casa de J&B y pégales unos cuantos zambombazos con un balón de playa, porque va a ser la única manera que tengas de ganarme. Perderé, fijo, pero ésto último lo negaré rotúndamente ante un tribunal aunque mienta como una bellaca.

R. te espero: ¡hasta el viernes que viene!

Published in: on 13 marzo 2009 at 15:28  Dejar un comentario